Publicidad

martes, 30 de diciembre de 2008

Fotografías de OVNIS en Yungay (1967)





Esta fantástica secuencia de fotografías es considerada la única vez en que se ha podido fotografiar a dos OVNIS volando juntos y a plena luz del día; este caso tuvo lugar en Yungay, en marzo de 1967. Se le considera también como un caso aún "abierto" en la ufología mundial, dado que hasta el día de hoy, el autor de las fotografías, está con paradero desconocido.

Los pocos datos que se conocen del caso son los siguientes: un día de agosto de ese año -posiblemente el 15-, Augusto Arranda -autor de las fotos-, visitó Yungay (la antiga Yungay, antes del terremoto del 70) Antes de salir de excursión pidió prestada a su amigo César Oré -vecino de la citada localidad y empleado en la oficina de Turismo- una vieja cámara Voightlander, propiedad de aquél desde hacía 40 años. Compró un rollo de película y fue su amigo Oré quien se encargó de cargar la cámara fotográfica, puesto que Arranda no entendía muy bien su funcionamiento.Augusto salió de Yungay, dispuesto a recorrer los alrededores y tomar algunas vistas.

Tras aquel paseo, Arranda le manifestó a su amigo Oré que había visto y fotografiado OVNIS. A su regreso a Lima, y tras revelar el rollo, Arranda envió a Yungay un álbum sellado, con copias de las fotos de las cumbres y de los ovnis. Estas últimas -como si el hecho careciera de importancia-, fueron conservadas por Oré y olvidadas casi por unos dos años.

Parte de las fotos fueron reveladas al mundo por una indiscreción de un empleado de Kodak Peruana que al reverlar el rollo, hizo una copia de la secuencia sin consentimiento ni autorización de Arranda, las cuales cayeron en manos investigador norteamericano J. Richard Greenwell, En 1968. La localización de un juego completo de fotografías en Yungai fue posible gracias a un oficial del Ministerio de Marina del Perú. Greenwell viajó entonces a Yungai y pudo entrevistarse con el señor Oré, quien le proporcionó las tres copias que faltaban y que habían sido retenidas en Lima por la Kodak Peruana S.A. De esta forma, Greenwell fue atando cabos, logrando las cuatro copias que, al parecer, forman la secuencia total.

Estaba claro, por tanto, que las "fuentes" más importantes y conocidas de las que habían salido copias de los OVNIS de Yungay eran tres: la Kodak Peruana, el señor Oré y el propio fotógrafo, Augusto Arranda, amén, claro está, de esa otra enigmática "fuente" que hizo llegar una de las copias hasta los Estados Unidos.

A pesar de los esfuerzos e investigaciones de Greenwell, el fotógrafo no pudo ser localizado. Esto significa que los negativos no han sido analizados aún y que los detalles del avistamiento siguen siendo "vírgenes".Los expertos del APRO, a cuya organización pertenece Richard Greenwell, analizaron sin embargo las copias sacadas de dichos negativos -también denominadas "de primera generación"- y no encontraron elementos que revelaran un trucaje o manipulacion. No obstante, y mientras no aparezcan dichos negativos, la secuencia no podrá ser considerada como oficial y definitivamente positiva.

El hecho encierra en sí mismo otras circunstancias muy favorables, que inclinan a los investigadores a creer en la bondad de dichas fotos: ni el testigo y fotógrafo -Augusto Arranda- ni su amigo, Oré, han pretendido publicidad alguna. Todo lo contrario. Las fotografías han tenido que ser "descubiertas" y sacadas a la publicidad por investigadores y después de no pocos esfuerzos. La cámara Voightlander y una copia original de la secuencia ovni se perdieron con el alud del terremoto de 1970, el cual arrasó con Yungay. Y tampoco se tiene la certeza de que el señor Oré se haya salvado.

Las tomas que comparto con ustedes, son las únicas disponibles: tanto la Kodak como los investigadores que poseeen este registro, no permiten acceder a la secuencia completa de fotos del avistamiento, la cual, según se conoce, está integrada por 7 fotografías en total.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Los duendes y los teatros


Considerados como seres míticos, producto de las fantasías de nuestros ancestros por unos, o como seres elementales que coexisten con nosotros - incluso en nuestras casas-, por parte de otros, los duendes son de las criaturas más extrañas y esquivas del mundo de lo esotérico y lo insólito. Se asegura que moran en nuestros hogares, sin importar si nuestra casa sea moderna o no, y si bien en los últimos años se han reportado casos en los cuales han sido vistos, fotografiados e incluso filmados, mucha gente aún cree en que sólo podemos llegar a ver un duende en nuestras pantallas de televisión, o confortablemente sentados en una butaca de muestro cine favorito,… a estos últimos, debo decirles que sería mejor que abriesen bien los ojos, ya que al apagarse las luces en la sala de cine,… no es raro encontrarse cara a cara con uno de ellos,...


Si bien poco lo que de este tema se ha escrito, los testimonios son abrumadores: no son pocas las personas de reputación y credibilidad, que han visto a una de estas escurridizas criaturas, deambulando en cines y teatros. Tratando de investigar sobre el tema, nos topamos con un enorme vacío: no existe, entre los investigadores que han catalogado por décadas cada una de las especies de duendes, alguna de ellas que sea vinculada exclusivamente con los teatros; la referencia más aproximada es la referente a los “duendes familiares”, los cuales gustan de la compañía humana y viven en nuestras casas, generalmente sin que les detectemos.


Un caso emblemático yo pude recoger, durante mis años de universidad: en 1993, la Escuela de Artes de la Universidad Nacional de San Agustín, realizó -y no con poco esfuerzo-, la ópera “Elixir de Amor”, obra lírica de Gaetano Donizetti, la cual fue la primera presentación de una ópera en nuestra ciudad, después de más de 40 años.


En aquellos años yo estudiaba en aquella Escuela, y formé parte del equipo escenográfico que preparó los implementos y escenario para la puesta en escena; tras una semana de preparativos, todo estaba listo: era la noche del 14 de diciembre, la noche anterior al estreno; todos los implementos fueron trasladados al Teatro Municipal. Dado que solo quedaban horas para el estreno, un nutrido grupo de los encargados de la escenografía –un total de una veintena de alumnos de la Escuela de Artes y 4 profesores-, decidieron pasar la noche en el teatro, para ultimar detalles. No estuve presente aquella noche, pero apenas despuntó el alba, al reunirme de nuevo con ellos, pude recoger la increíble historia:


“Estábamos tratando de dormir un poco, durante la madrugada, sentados en las butacas, cuando un ruido nos sobresaltó” –me relató un profesor, el cual prefiere permanecer en el anonimato-, “todos vimos hacia el escenario: de rato en rato, a pesar de la oscuridad, veíamos claramente “un niño” correteando, riéndose, pasando de un extremo a otro del escenario, por detrás de la pantalla, como jugando…”


“Pasaba de rato en rato, lo hizo, mínimo unas doce veces,…” –agregó un alumno, ahora profesor de música también. Todo el grupo me confesó lo mismo, agregando que la figura del “niño” era claramente visible para todos.


“…Nos paramos todos y fuimos a ver quién era: en grupo tratamos de rodearlo: NO HABÍA NADIE AHÍ. Pensamos que sería el hijo del cuidante,… pero no había ahí nadie con nosotros,…”


Pero no solo el asunto quedó en las fugaces y burlonas apariciones del “niño” ese; mientras estaban en el escenario, un pequeño carromato, creado para la ópera, se soltó inexplicablemente, rodando sin control por en medio de las butacas, para estrellarse contra el escenario. Aquella noche nadie durmió, ya que se escuchaban las burlonas risas por todo el teatro. Al día siguiente, la ópera fue un éxito rotundo, pero la historia del “duende” era de lo que todos en la Escuela de Artes hablábamos. La segunda noche, nadie quiso quedarse a dormir ahí de nuevo.


No fue esa la primera vez que oí testimonios acerca de duendes en los teatros: he recogido testimonios de casi todos los cines y teatros de nuestra ciudad, por parte de actores, e incluso público, y que estuvo ahí, para ver una simple película. ¿Duda usted?, pregúntele a los mayores: son famosos los duendes del cine Fénix –hoy convertido en templo religioso-, o la historia del duende del desaparecido cine La Victoria (que se ubicaba en la Calle Mercaderes), el cual aparecía con frecuencia, junto con, como atestiguan muchos “un tipo alto, que aparecía pegado a una pared, en el área de mezanine”. El otrora cine, pero ahora convertido en centro comercial, aún es un lugar de nuestra ciudad, donde se atestigua, que muchos comerciantes han visto y oído “cosas raras”.


¿Por qué los duendes gustan de habitar los cines y teatros?, a primera vista no habría una relación entre estas entidades y dichos recintos,… a menos que revisáramos la historia del teatro: casi desde el inicio de este arte escénico, los duendes han estado siempre presentes. Históricamente, los griegos desde que desarrollaron el teatro (del griego Theatrón, "lugar para contemplar"), el cuál tiene su origen en los ritos órficos y en los festivales celebrados para el Dios Dionisio, y donde se llevaban a cabo las escenificaciones de la vida de los dioses acompañadas de danzas y cantos (los “Ditirambos”), plasmaron en sus obras, como personajes, a los seres de su mitología. Entre ellos, los duendes. Actualmente, existen infinitas obras dedicadas a estos seres, e incluso, muchas compañías teatrales y teatros, alrededor del globo, se llaman precisamente, “El Duende”,... tal vez, complacidos por verse escenificados, estos seres elementales, iniciaron hace mucho, una relación de empatía, con los actores y sus teatros, convirtiéndolos en sus hogares; al convertirse éstos en cines, simplemente nunca los abandonaron.


¿Haz visto alguna vez un duende en un teatro?, le pregunté una vez a un actor: “Siii, claro,…” –me replicó con mucha naturalidad-, “están en todos los teatros viejos; siempre nos acompañan y les pedimos permiso, para hacer nuestro trabajo". Eso fue lo que me dijo, el famoso actor Marcelo Oxendorf.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Fotografía de construcciones en la superficie de la Luna


J.J. Benitez presentó hace pocos años en su afamado programa "Planeta encantado", la increíble historia conocida como "Mirlo rojo", llamada así en alusión al pseudónimo que utilizó el supuesto alto oficial norteamericano que le reveló que la NASA y el gobierno norteamericano ocultaba información acerca de lo que se descubrió en la Luna: la existencia de construcciones antiquísimas, de factura no-humana, en nuestro satélite.

Para muchos, la falta de pruebas palpables, contundentes, en la investigación de Benitez, ocasionó que el tema se considerase como ficticio, un burdo intento de crear un misterio donde no lo hay, y un sinfín de otros calificativos muy críticos contra Benitez, pero hay algo más: un descubrimiento casual, realizado por un internauta, ha reavivado la polémica; en 2004, el anónimo informante descubrió algo intrigante.
En la página web del Naval Research Laboratory (desde donde se controla al satélite Clementine, lanzado al espacio en 1994), entre las 170,000 imágenes del la superficie lunar, aparece la que inicia este Post: se puede notar nítidamente un objeto o construcción, rectangular, definida. Esta foto pertenece a un área en la cara oculta de la Luna (-2 latidud, 311 de longitud lunar)

¿Existen realmente construcciones en la Luna?, ¿los Estados Unidos oculta información al respecto?, el enigma está servido, y en esta última interrogante, hay un dato curioso, que llama a desconfianza: la NRS nos facilita 170,000 fotos de Clementine,... pero en realidad ha recibido más de 1'800,000 imágenes, ¿ocultarán algo?

Si deseas aunarte a buscar estructuras misteriosa en la Luna, puedes acceder a la página web del Naval Research Laboratory:

http://www.cmf.nrl.navy.mil/clementine/clib/

Tal vez tú descubras otra imagen que nos revele el enigma.

lunes, 22 de diciembre de 2008

"Los tapados"



De entre los mitos, leyendas y tradiciones, éste es uno de los más extendidos y presente en casi todos los puntos de la geografía peruana, ecuatoriana y boliviana. Se conoce como "tapados" a todo tipo de tesoro oculto, desde tiempos antiguos. Cada uno tiene su historia, leyenda, "maldiciones" e incluso formas particulares y/ó tradicionales para ser hallados. Dada la abundancia de "tapados" existentes o supuestamente existentes, se le podría clasificar por categorías:

Tras el descubrimiento por parte de los conquistadores españoles de las inmensas riquezas del Imperio Inca, surgen por decenas, las historias de los "tapados" de proecedencia incásica: joyas y tejos de plata y oro macizo -principalmente-, ocultos en cerros, lagunas, desiertos, cuevas y quebradas, diseminados por toda la cordillera, tras la muerte de Atahualpa. Otra subdivisión son los tesoros ocultos por los descendientes directos de los incas; en este caso, se destaca el famoso Tesoro de Catalina Huanca. Una vez consolidada la conquista, los españoles descubrieron y exoliaron las "huacas" y entierros de las culturas pre-incaicas, surgiendo las historias acercas de tesoros de culturas tales como los Moche, los Mochicas, ubicados principalmente en la costa peruana, aún ocultos y que escaparon a los conquistadores.

Tanto en la sierra de Perú como en Bolivia, son frecuentes también los "tapados" referidos a minas de oro y plata inundadas o tapiadas por algún derrumbe, como castigo por la ambición de los españoles; en Bolivia, muchas de estas historias están ligadas al legendario Potosí. En la amazonía son algo infrecuentes las historias acerca de "tapados", pero se sustituye esta escasez, por el más famoso tesoro oculto de la América toda: la ciudad perdida de Paitití o "El Dorado". Vale destacar también que no son escasas las historias acerca de minas y lavaderos de oro perdidos en la selva, así como uno que otro tesoro oculto por los ahora legendarios "caucheros" del finales del siglo XIX y pricipios del XX.

Durante la colonia y el virreynato, surgen otros no menos célebres "tapados": los tesoros ocultos de los Jesuitas, surgen a raíz de su expulsión en 1767. Posteriormente, tras las guerras de la Independencia Americana, hacen su aparición los "tapados" dejados atrás, en sus casonas, por nobles españoles huyendo cuando "entró la Patria" (y con la intención de volver luego por ellos); en aquella época también surgió un pingue negocio: en los presidios españoles, los reos enviaban cartas a cualquier persona de apellido más o menos rancio, contándoles una historia más o menos verosímil (haciéndose pasar por un pariente lejano y anciano), adjuntando un "derrotero" (mapa del tesoro), con el cual hallar un fabuloso tesoro familiar oculto "en las américas". Se sabe que dicho trabajo les daba buenos dividendos,... y no hubo pocos que se embarcaron en semejantes aventuras.

Las guerras civiles de la época del caudillismo también agregaron su "cuota de tapados", y finalmente, la Guerra del Pacífico trajo las historias de cofres repletos de Libras Esterlinas de oro ocultas en las viejas casonas de los que se enriquecieron con el guano en el siglo XIX. Como podemos ver, esta parte de la costa del Pacífico puede casi carecer de galeones hundidos, pero no de fabulosas riquezas ocultas.

Los "guardianes de los tapados"
Casi sin excepción, cada "tapado" cuenta con su respectivo guardián: en este punto, cada historia toma un matiz de acuerdo a su leyenda y el lugar geográfico donde se presenta; en los andes, los "tapados" son custodiados por los celosos y todopoderosos "Apus" (montañas tutelares), por las terribles maldiciones de los sacerdotes incas, por salvajes toros de oro macizo (símbolo del poder hispánico en los andes), encadenados y condenados por rituales oscuros a proteger el tesoro. Las minas perdidas son protegidas por los "Mukis": los duendes andinos, siempre dispuestos a perder o enloquecer a los busca-tesoros; tampoco son las pocas minas que son custodiadas por los fantasmas de nobles españoles o curas ambiciosos, condenados así por sus esclavizados vasallos indígenas, a no separarse del oro que tanto amaron, jamás,... En otros relatos de tesoros del ande, el diablo en persona es quien cuida el "tapado".

En la costa norte del Perú, los custodios son las momias preíncas, las maldiciones y el siempre temido "Antimonio", que por sí solo ha despachado a no pocos ambiciosos. En la selva, el oro perdido de los incas está protegido por los legendarios "Paco-pacoris", los guerreros blancos, aún vasallos del Inca; si esto fuera poco, la inmisericorde selva y sus espíritus guardianes también se hacen presentes en los "tapados" amazónicos. El oro oculto de los Jesuitas es custodiado siempre por fantasmas de túnicas monacales o por el mismísimo diablo, mientras que los "tapados" coloniales, republicanos y de la época del guano son custodiados por aterradores fantasmas amortajados.

La presencia de seres sobrenaturales, ha obligado desde siempre a que los buscadores de "tapados", recurran a ayuda "extra": brujos, chamanes y parapsicólogos, son siempre requeridos en la búsqueda de tesoros ocultos, siendo tan o más indispensables que los péndulos, las barretas imanatadas, picos, palas o el detector de metales. Tanto de las leyendas, de la tradición popular, como de la agregadó místico presente en las historias de los "tapados", han surgido una serie de creencias firmemente enraizadas:

"Apariciones de fantasmas, lamentos, ruidos de cadenas: delatan la presencia de un tapado"
"...También anuncian la existencia de tapados, la aparición de fuegos fatuos"
"Un tapado sólo puede ser extraído de noche: el tapado le huye al sol,..."
"Para extraer un tapado, se debe pactar con el espíritu guardián"
"Los tapados se mueven: nunca están en un mismo lugar de un día para el otro,..."
"El espíritu guardián elige quién debe hallar y poseer el tapado"
"Los tapados desaparecen al ser extraídos por gente ambiciosa"

De esta última conseja, cuento con una historia familiar: en el pueblo tradicional de Sachaca (Arequipa), una tarde, hace casi ya 50 años, la pata del burro de un pobre campesino se hundió de pronto en una de las calles de tierra del pueblo, frente a la casa de una anciana viuda; dos de sus jóvenes sobrinos (un varón y una jovencita), junto con una prima lejana, decidieron esperar a la noche para excavar en ese sitio ("ahí hay un tapado,...", les dijo el chico. Ya de medianoche los tres comenzaron a excavar, ocultos por la más negra de las noches: al poco rato, habían creado una pequeño túnel bajo la calle, del cual fueron extrayendo numerosos idolillos de barro, incásicos, llenos de oro en polvo. Tras extraer una olla de barro llena del metal, la prima llevó las piezas de cerámica a la cocina de la casa de la viuda: ella dormía profundamente.

Dominado por la ambición, el joven se metió en el pequeño túnel casi por completo, ansioso de encontrar más oro: tras un horrendo crujir, la tierra cayó sobre él; su hermana, aterrada, alertó a gritos a todo el pueblo. Los vecinos lo lograron sacar de la tierra, casi muerto y con ambas piernas rotas. Curiosamente en el preciso instante en que la tierra lo sepultó, su prima, en la cocina, vió con estupor cómo todos los idolillos y la vasija de barro se quebraban inexplicablemente,... para luego ver ante sus ojos cómo el oro en polvo se evaporaba. Alertada la anciana por el estruendo, los descubrió y montó en cólera: derramendo lágrimas, exclamó "eso me lo legaron mis abuelos, ¿por qué lo sacaron?" Los jóvenes trataron de deshacerse en disculpas, pero el daño ya estaba hecho: al amanecer, solo quedaba un dedal de oro en polvo ante sus ojos (no adjunto los nombres de los protagonistas ya que casi todos ellos aún viven y son my cercanos a mí)

Un hecho sorprendente que pude ver con mis propios ojos, fue el siguiente: mientras que en la sierra peruana se dice que "ahí donde la pata del burro o la mula se hunde, hay un tapado", en el norte por su parte, se cree que "donde los chanchos duermen, hay un tapado". Una Navidad, hace muchos años, pasé la nochevieja en la casa de unos amigos; como toda gente del campo, creían firmemente en sus tradiciones: "hace un año, compré esos chanchos,..." me dijo el papá-, "los he dejado libres por el terreno, y allá al fondo, han hecho su nido". Llegada la medianoche, él y sus hijos tomaron palas y apartaron a los animales; tras excavar una hora, comenzaron a extraer objetos de oro: nada de detectores, nada de brujos,... solo siguieron una conseja popular.

Como parapsicólogo que soy, recibo cada año decenas de ofertas para "descubrir tapados"; según sé, mis abuelos se dedicaron años a lo mismo y no con poco éxito: muchos creen que "yo también tengo el poder de hallarlos",... pero por mi parte, yo pienso firmemente como lo que decía el gran tradicionalista Ricardo Palma: "...no soy de buscar lo que yo no he escondido".

Espero que hayan disfrutado este Post y que disfruten este nuevo tema de "Crónicas de Mundos Ocultos": los tesoros ocultos.

domingo, 21 de diciembre de 2008

La "venganza del Gentil"


Si bien el término "Gentil" -utilizado como forma de referirse en las leyendas y tradiciones, con respecto a los ancestros de nuestro pasado más remoto-, es un término que llegó a nuestro continente con los conquistadores españoles, en el Perú tradicionalmente es un término que se usa para referirse a nuestros antepasados incas o pre-incas (específicamente a sus momias), y que cuando son halladas en un yacimiento arqueológico, la tradición andina exige que sean tratadas con el máximo de los respetos. El no hacerlo ocasiona que caiga sobre los "profanadores" la denominada "Venganza de los Gentiles": un tipo de maldición. La sintomatología da esta “supuesta” maldición es un debilitamiento brusco, aunado a problemas respiratorios agudos, fiebres e intensa tos, que llevan a la víctima a la muerte. La verdad es que esta condición es conocida por la ciencia médica como una enfermedad pulmonar denominada histoplasmosis, la cual es trasmitida al ser humano al respirar aire viciado por las defecaciones de murciélagos y roedores, muy común esto, en entierros antiguos. Es muy común también este mal, entre quienes trabajan en minas y espeleólogos (exploradores de cuevas) Es curable si se trata con prontitud.

Una comida muuy antigua



Esta leyenda pertenece a la historia semi-oficial de la arqueología peruana. Algunos arqueólogos dicen que es cierta y otros la desmienten. Julio C. Tello, arqueólogo considerado como "El padre de la arqueología peruana", estaba dedicado en 1927 a excavar en el desierto de Ica cuando se topó con los restos de una civilización pre-inca: Los Paracas. El fabuloso descubrimiento consistía en cientos de momias enterradas, y que formaban un cementerio que abarcaba varios kilómetros de desierto.

La noticia corrió por toda la región: Ica era una zona muy pobre y de todos los pueblos comenzó a ir gente buscando empleo,... o la forma de, tal vez, hacerse ricos con los fabulosos tesoros que, creían que ahí se hallaban. Julio C. Tello y su equipo no se daban a basto, por lo que aceptaron de buena gana a los jornaleros que llegaban para ganarse algún dinero a cambio de participar en la excavación. La noticia llegó también al pueblo de Chincha, donde los pequeños campesinos, descendientes de esclavos africanos, abandonaron en masa sus parcelas para ir al desierto.

Entre ellos estaba un hombre alto, muy fuerte y alegre, al que llamaré José. Al ver que sus vecinos se iban a la excavación, dejó también de lado su mísero sembrío y fué tras ellos. Al llegar vió un inmenso campamento de tiendas de campaña en medio del desierto; tardó un poco en encontrar a Tello. Para mala suerte de José, ya había tomado a todos los jornaleros que necesitaba.

-Pero lo que no tenemos es un cocinero,... - le dijo Tello-, si sabes cocinar, el puesto es tuyo.

José sonrió enseñando todos sus dientes, y entre risas le contó que desde chico su mamá le había enseñado todos sus secretos.

Y así fué que "El negro José", como todos lo llamaban, recibió una tienda donde cocinaría para todos y donde también donde dormiría: en el campamento estaban escasos de espacio. Cada día desenterraban casi 100 momias de los Paracas, envueltas en primorosos mantos tejidos, joyas de oro y plata, cerámicos y ofrendas, y tenían que guardarlas donde cupiesen: incluida la cocina.

José se sintió intimidado la primera noche en el campamento, cuando compartió su carpa con una momia recién desenterrada, pero ni modo: tendría que acostumbrarse. Al día siguiente, a la hora del almuerzo, José demostró a todos sus dotes culinarias: preparó unos frejoles con cecina (carne seca y salada de cordero), tan espectacular que todo el campamento quiso repetir el plato. A partir de ese día, todo el campamento lo tuvo como su engreído y esperaban con ansias la hora del almuerzo.

Un mes después, el campamento comenzó a ser levantado al haberse concluido las excavaciones. Julio C. Tello lo recorría de cabo a rabo inventariando todos los hallazgos. Cuando llegó finalmente a la cocina, se sorprendió al ver unos pedazos de charqui (carne seca de llama) que habían extraído de las tumbas (y que los antiguos peruanos colocaban como alimento para sus difuntos en el Más Allá en sus tumbas), que estaban colgadas de un gancho y con rastros de que habían sido cortadas. No lo pensó mucho y volteó hacia donde el cocinero del campamento preparaba el almuerzo de ese día.

-....Oye, "Negro José",... - le preguntó-,... ¿de dónde sacaste la cecina para esos frijoles tan ricos que preparaste esa vez?,...

José se encogió de hombros y le respondió:

- ...No había, y como me enseñó mi 'amá,... le puse de ese charqui que 'etá ahí,...

Julio C. Tello se quedó un largo rato, pensando. En fin, el daño ya estaba hecho, así que sacó su libreta de apuntes y con un lápiz, escribió:

"QUEDA CONFIRMADO QUE EL CHARQUI DE LLAMA EXTRAÍDO DE UNA TUMBA DE 1,500 AÑOS DE ANTIGUEDAD NO HA PERDIDO SUS VALORES NUTRITIVOS A PESAR DEL TIEMPO TRANSCURRIDO".

El "Niño llorón del cuadro"



Giovanni Bragolin, o Bruno Amadio, popularmente conocido como Bragolino "El Pintor Maldito", es un pintor italiano afincado en España tras la segunda guerra mundial, de fama algo extraña. Es el supuesto creador de una serie de dibujos conocidos como los Niños Llorones.


Según la leyenda, este pintor, frustrado por su nula fama como artista, habría hecho un pacto con el Diablo para que sus pinturas fueran bien recibidas por la sociedad. Después de eso, realizó una serie de trabajos en los que destacaba la presencia de niños llorando. Uno de esos cuadros fue realizado a un niño que vivía en un orfanato. Más tarde, el orfanato se incendió con el niño adentro, y desde entonces se ha dicho que ese cuadro en especial adquirió el espíritu del niño, quedando atrapado en la pintura.

Desde entonces, se dice que quienes poseen el cuadro sufren desgracias y muertes, pues el cuadro esta maldito. En los 50's se dieron muchos casos de casas incendiadas donde todo se encontraba destrozado y quemado, cadáveres carbonizados y lo curioso de todo esto es que el cuadro permanecía colgado en la pared sin un solo rasguño.

Se dice que al ver el cuadro, uno siente como el niño de ojos llorosos y mirada tierna te sigue con la mirada, y te pone los pelos de punta. Mucha gente posee este cuadro, pero dice que solo ataca a aquellos que descubren que el cuadro esta encantado. En la noche se escuchan lamentos lejanos, el niño sale del cuadro sube a tu habitación y te mata, si es que no mueres antes de la impresión al ver su rostro endemoniado. Luego incendia la casa con todos adentro y borra así la evidencia de su crimen.


En los 70’s y 80’s en Chile, era común ver por decenas reproducciones de este cuadro siendo quemadas en descampados, dado el temor que tenían los padres al enterarse de su leyenda.


"Cuando tenia 3 añitos, mire el cuadro por primera vez (lo compró mi mamá para mi dormitorio), y juro que el niño me puso una cara de demonio que jamás olvidaré, me marcó de por vida; nadie me creia,, hasta que logré vivir con ESO por 5 años por que cada vez que pasaba frente a la pared donde se encontraba veía que cerraba los ojos y cuando los abria se "reía",.... se que es difícil de creer. Luego me llevaron al psicólogo y bueno, me pusieron el cuadro en una habitacion (para que lo mire y no le tenga ya miedo); ni bien me sentaron frente al cuadro y me dejaron solito con él, éste se cayó encima mío. Lo extraño es que los clavos estaban bien puestos,..." -, me contó un amigo mío.
"Gracias a Dios, mi padre llegó un día despues de una reunión y gritando: ¡maldito niño llorón ya me contaron quién mierda eres!!!,... y lo quemó. Mi madre y mi hermana lloraban porque estaban destruyéndolo;... también dicen que ese cuadro regresa,..."

Igualmente, se dice que si se gira el cuadro, se vé la imagen de un monstruo o demonio que se traga al niño, y por eso es lo que llora: otros dicen que ven un lobo que le devora. No obstante, ha sido el cuadro de mayor difusión de este artista, siendo muy solicitadas sus reproducciones en países como España o Inglaterra, ya que algunos le interpretan una función de protección a los niños pequeños.

¿Verdad o mito? Saquen sus conclusiones.

martes, 16 de diciembre de 2008

La Zona X


"La Zona X" es un lugar muy poco promocionado, pero con un increíble y poco conocido poder oculto, que lo hace ser prácticamente "El lugar de poder" incásico por excelencia. Ubicado cerca del Templo de la Luna y de Qenko, en el Cuzco, es -para la arqueología oficial-, una colina de roca caliza, de la cual supuestamente los Incas extrajeron bloques para la construcción de Sacsayhuamán, pero dicha aseveración es cierta, sólo en parte,...

Si bien es cierto que algunos bloques de Sacsayhuamán proceden de este lugar, para nada fue la "Zona X" una simple y vulgar cantera: si algunas rocas fueron extraídas de ahí precisamente, es debido a la tremenda carga energética de ese lugar en particular.

La auténtica función de la "Zona X", nos es, casi completamente desconocida: lo que se sabe, es que, junto con el Templo de la Luna (y otros templos aún sin descubrir, en sus proximidades), constituían una serie de "huacas", destinadas a oscuros y secretos rituales incásicos, de los cuales hoy se conoce poco (salvo por muy contadas personas) La colina fue modificada por la mano del hombre con propósitos específicos, con la finalidad de potenciar la tremenda energía que emana de este lugar: si dichas modificaciones son realmente escasas, es por que los incas sabían que era lo justo y necesario. La forma de casi una pirámide en tres niveles, hizo que fuese considerada como un "sekke" o templo ancestral, por los seguidores de la denominada "Cosmogonía de los tres mundos" (teoría surgida en la década de los 70's, la cual hablaba de tres grandes "mundos" o "civilizaciones" pasadas, surgidas del contacto con extraterrestres); dichas suposiciones son verdad en parte.

La serie de cuevas que recorren este ancestral templo constan en su interior de hornacinas que, al igual que en el Templo de la Luna, cumplieron importantísimas funciones ritualísticas en el pasado; asimismo, una de estas cuevas, la cual desciende, para luego obligarnos a subir, conduciéndonos a la cima de la colina, nos permite revivir el ancestral rito del "renacimiento espiritual", tras entrar en contacto con la divinidad (nuestra propia divinidad, dentro de nosotros) Pero el mayor enigma y el verdadero poder de la "Zona X", es la potente energía que despide todo el complejo: ya sea internándose en sus cuevas, como recostándose en sus entrañas o sentándose respetuosamente en su cima, cualquier visitante podrá pericibirla: los testimonios se han dado por cientos: una conexión espiritual intensa, "voces", "melodías" surgidas de la nada,... la clarísima senación "de no estar solos"; asimismo, no son infrecentes los que atestiguan el vivir distorsiones espacio-temporales, las cuales se manifiestan notoriamente, al revisar el paso del tiempo en nuestros relojes.

Muchos peruanos y extranjeros se sienten privilegiados si logran tocar el Intihuatana de Macchu Pichu,... pero los escasos visitantes de la "Zona X" son los que sienten esa "extraña voz interior" que te parece decir: "ésta es la respuesta que buscabas",...

jueves, 11 de diciembre de 2008

Qarqacha o Jarjaria




El Qarqacha (Jarjaria es su nombre más castellanizado),.es comúnmente considerado como un ser de este mundo; es un ser antisocial, y que se transforma de noche. Ligado a las fuerzas ocultas de la naturaleza, pero también el qarqacha está generalmente ligado al incesto. Es un individuo que ha tenido relaciones sexuales con un pariente o puede ser también el cura que tiene relaciones con su sirvienta. Son pues castigados de «esta vida»: personas castigadas por Dios durante la vida y que de noche se convierten en animal y asustan o agraden a la gente. Generalmente se transforman en llama, aunque también pueden convertirse en algún otro animal domestico -con excepción del cordero, ya que este es considerado un «animal puro»-, o en alguna deformación zoológica: burro con cuernos, llama con dos cabezas, mitad hombre mitad llama, etc.

El grito del Qarqacha es aterrador. Se parece a una risa que queda expresada con la onomatopeya qar-qar-qar, y de donde viene el nombre. Los perros reaccionan ante su presencia de diversas maneras: aullando, ladrando o bien atacando valientemente, mientras que los hombres se aterrorizan y a veces se ponen a rezar. Para atacar al qarqacha hay que hacerlo en grupo y lacerarlo con una cuerda, generalmente hecha de lana de llama. El crucifijo es una gran protección, lo mismo que todo objeto de metal como las hachas, picos, barretas. El grupo intentara coger al Qarqacha y esperar que tome en el día su forma original para conocerlo y hacerle pasar vergüenza (castigo tradicional en el ande) Muchas veces los Qarqacha capturados ofrecen riquezas a cambio de que los suelten, ya que ellos también conocen los tesoros ocultos en el subsuelo.

La leyenda de los Qarqacha tiene un mensaje moral evidente: evitar el incesto. No hay que entenderlo en el sentido de una moral puritana individual; es porque las relaciones sexuales entre parientes cercanos amenazan el orden social, son peligrosas y producen espanto y repudio. En efecto, la organización de la comunidad andina se basa en las relaciones de reciprocidad que suponen que en las leyes de parentesco y alianzas entre familias, sean perfectamente definidas y respetadas.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Chilca y la playa León dormido




La zona de Chilca y la próxima playa de León dormido se cuenta entre uno de los principales y más emblemáticos lugares de avistamientos OVNI en el territorio peruano. Ambos lugares saltaron a los anales de la ovnilogía mundial en la segunda mitad del siglo pasado cuando Sixto Paz inició en estos parajes las ya famosas sesiones de contacto con extraterrestres, a cargo del grupo Rama, siendo testigo de las mismas J.J.Benítez, quien publicó posteriormente uno de sus primeros libros "SOS a la humanidad".

Según algunos de los contactados, existiría una base submarina de OVNIS en las costas de Chilca, desde donde despegan para sus vuelos por el Perú; algúnos pescadores de la zona también aseguran haber ver visto extrañas luces emerger del mar a altas horas de la madrugada causandoles mucho temor. Actualmente se encuentran asentados en Chilca, varios grupos de investigadores quienes monitorean constantemente los cielos en busca de más evidencias, las cuales ya se cuentan por cientos, esfuerzo en el cual incluso cuentan con el apoyo de la municipalidad local.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Casas embrujadas de Argentina: "La Mansión de los bichos"


En el barrio de Villa del Parque, calle Campana al 3200, en la Ciudad de Buenos Aires, se encuentra ubicado un edificio de cinco pisos que posee una torre con una cúpula. Dicho edificio se comenzó a construir a principios de siglo XX y se lo denominó “La Mansión de los Bichos” ó “El Palacio de los Bichos", ya que sus paredes fueron decoradas con animales grotescos.


El ingeniero Muñóz González construyó la mansión a pedido de Rafael Giordano, un aristócrata italiano, que deseaba regalársela a su hija, Lucía, con motivo de su boda.


Corría el año 1911 cuando Lucía contrajo matrimonio. Hubo una gran fiesta en el palacio y mucho invitados disfrutaron de un gran banquete: la pareja se despide de todos los allí presentes y parten a su luna de miel. Se dice que debían tomar un carruaje que se encontraba al otro lado de las vías. Al cruzarlas, en la oscuridad de la noche, no se dieron cuenta que se acercaba el tren y lamentablemente fueron arrollados.


Tras la muerte de los jóvenes, el padre de la novia decidió cerrar la mansión para siempre. Al cumplirse el primer aniversario del trágico accidente, los vecinos del lugar comenzaron a relatar extraños sucesos en la mansión y sus alrededores. Se han visto luces que se encienden y se apagan dentro de la casona deshabitada, así como se asegura que también se escucha música. Algunas personas han escuchado los gritos de una mujer, e incluso se dice que, ocasionalmente, los fantasmas de la joven pareja vagan en las cercanías de las vías del tren. Hoy en día, el palacio, reabierto en los años 90, y convertido en un salón de fiestas, sigue atrayendo a curiosos y turistas.

jueves, 27 de noviembre de 2008

El Fuerte y el OVNI de Samaipata





(de arriba a abajo: El Fuerte de Samaipata, El torso de la Serpiente de cascabel y El OVNI de Samaipata)

Ubicada a tres horas de Santa Cruz de la Sierra (departamento de Santa Cruz, Bolivia), se encuentra la pequeña localidad de Samaipata, cuyo significado en lengua quechua sería algo así como “lugar de reposo entre las montañas” o “descanso en las alturas”. Este agraciado enclave en medio de un paisaje selvático, esconde uno de los enigmas mejor guardados de la época precolombina, y cuyos orígenes y significado aún son motivo de controversia entre la comunidad arqueológica que trata de desentrañar sus misterios.


¿Qué es realmente lo que se sabe acerca de “El Fuerte” de Samaipata?, los arqueólogos aseguran que fue un asentamiento religioso y político que se mantuvo a través de un largo periodo de tiempo que abarcó a distintas culturas. Las primeras dataciones, parecen señalar a los “mojocoyas”, uno de los primeros pueblos conocidos asentados en la zona y que probablemente iniciaron en su momento los primeros trabajos de modelación de la gran roca. Posteriormente a fechas tan remotas y hasta la conquista de los incas, el asentamiento de El Fuerte de Samaipata fue ocupado por pueblos de cultura “chané” o “chiriguanos”: todos pertenecientes a la etnia “arawak”, la que se extendió por toda la Amazonía, Orinoco, Antillas, norte de Colombia, etc., desde tiempos muy remotos. Posteriormente arribaron los incas, a partir del siglo XIV, convirtiendo a Samaipata en un importante centro político y administrativo, y también como asiento fortificado de frontera contra las continuas incursiones de los “chiriguanos” y los “guaranís”, que hostigaban sin descanso a los incas.


Comienza el misterio

Una vez llegados al lugar los conquistadores españoles, recogieron numerosas leyendas de los nativos, acerca de que sus ancestros utilizaron en tiempos inmemoriales el antiguo emplazamiento de “El Fuerte” como “punto de unión con sus dioses” y que en “caballos voladores de fuego” ascendían para reunirse con ellos. Estas mismas leyendas preincaicas -probablemente originarias de Tiahuanaco-, siempre hicieron mención explicita a que Viracocha llegó al igual que el resto de dioses que le acompañaron, los llamados “Hijos del Sol”, desde el espacio, y siempre se le relacionó como un dios del cielo y del trueno, al cual se le puede observar a menudo con plumas que representan su inconfundible capacidad de volar, al igual que un pájaro. El título de “Hijos del Sol” fue el mismo que los incas usaron siglos después de la desaparición de Tiahuanaco.


Los mitos y leyendas preincaicos siempre asociaron a “El Fuerte” como un lugar de comunicación del hombre con los dioses. La serpiente, uno de los dibujos sobre la roca más representados en todo el conjunto arqueológico también siempre se asoció con la figura de los “dioses que vinieron de los cielos”, no ya solo en la región andina sino en toda América. La mítica “serpiente emplumada”, con capacidad para el vuelo y que sintetizaba la figura de dioses como el Kukulcan de los mayas, el Quetzalcoatl de los Aztezas o el Viracocha de las regiones andinas, constituye sin duda una de las primeras referencias a la hora de estudiar el culto llevado a cabo por las culturas precolombinas en el emplazamiento de “El Fuerte” y en el resto del ande.


En Tiahuanaco donde podemos encontrar esas mismas referencias que hacen mención al culto de un dios del cielo y el trueno llamado Viracocha, el cual aparece en numerosas ocasiones representado de igual manera (aunque a veces con distintos nombres), como lo fueron otros muchos dioses del área andina, según las leyendas de distintos pueblos, tales como los “guayakis”, “guaraníes”, “nandevas”, “caiguas”, “guarayos”, “mbyas”, “chapapoyas”, “comechingones”, etc.


El mayor enigma de Samaipata, puede apreciarse desde la distancia,… en incluso desde el cielo: son dos grandes acanaladuras de gran longitud que corren en paralelo sobre una de las laderas de la roca e interconectadas a la vez por numerosas canalizaciones menores en zigzag cuyo propósito en un principio es totalmente desconocido, y aunque algunos investigadores lo asocian a usos hídricos, otros a funciones meramente astronómicas e incluso no falta quien piense que formaba parte de una ceremonia en la que por los canales correrían sangre o “chicha”, lo único cierto es que los indígenas denominan a este conjunto de canales con el sugestivo nombre de “El Torso de la Serpiente Cascabel”.


Tal vez la explicación menos ortodoxa dada hasta el momento fue la dada hace ya algunas décadas por el investigador suizo Erich von Däniken, quien afirmó que la explicación para esas enigmáticas acanaladuras o raíles en paralelo sobre la superficie de la roca, no es otro que el de servir de soporte a una rampa metálica para el lanzamiento de naves espaciales o aeronaves, a modo de los “sky-jump” o catapultas de ayuda al despegue de aeronaves de algunos portaaviones modernos, que facilitan el vuelo en espacios reducidos (como lo sería un área selvática) y con un gran ahorro de combustible. Después de todo, ya los españoles recogieron a su llegada en numerosas leyendas de los nativos, acerca de que sus ancestros utilizaron en tiempos inmemoriales el antiguo emplazamiento de “El Fuerte” como “punto de unión con sus dioses” y que en “caballos voladores de fuego” ascendían para reunirse con ellos.


Estas mismas leyendas preincaicas, probablemente originarias de la ciudad de Tiahuanaco, siempre hicieron mención explicita a que Viracocha llegó al igual que el resto de dioses que le acompañaron, los llamados “Hijos del Sol”, desde el espacio, y siempre se le relacionó como un dios del cielo y del trueno, al cual se le puede observar a menudo con plumas que representan su inconfundible capacidad de volar, al igual que un pájaro. El título de “Hijos del Sol” fue el mismo que los incas usaron siglos después de la desaparición de Tiahuanaco.


El OVNI de Samaipata

En las inmediaciones del complejo arqueológico de "El Fuerte", y próximo a la pequeña población de Samaipata, también fue localizada una roca con el dibujo grabado de lo que para muchos es una clara representación de un clásico "platillo volante" u OVNI: sus formas son tan definidas y concisas, han dado lugar al rechazo por parte de los arqueólogos de la autenticidad y antigüedad que en un principio debería atribuírsele. La conclusión de ellos es que "no puede ser real algo tan evidente". En cualquier caso, la sola existencia de "El Fuerte" constituye para muchos todo un enigma histórico, así como las extrañas leyendas locales narradas a los españoles.


Un dato importante a aportar, es que durante la primera mitad del siglo XX, antropólogos que investigaron a los últimos descendientes directos de los “arawaks”, recabaron un aspecto intrigante acerca de ellos,… los “arawaks” aseguraban lo siguiente: “…nosotros no somos hombres,… nosotros somos más viejos que los hombres,…”

martes, 25 de noviembre de 2008

El cerro Pilán


Cerro Pilán es uno de los lugares más extraños del Perú: es propietario de una hermosa y muy rica mitología, dado que se considera que rebosa de una invisible y muy potente energía,… y sobre todo, que es una hermosa montaña, y “encantada”.


Un asentamiento con una muy rica historia

La región del cerro Pilán ha sido asentamiento de antiquísimas culturas prehispánicas como los Tallanes y los Vicús, los cuales desde siempre lo tuvieron como un lugar sagrado, junto con los cerros cercanos: el cerroLa Vieja -debajo del Pilán-, el también mitológico cerro Vicús, al oeste y el Cerro Loma Larga. A inicios de la Conquista, los españoles fundaron en sus proximidades el poblado de Piura La Vieja (que fue el segundo asentamiento español en Sudamérica), asentado en la falda occidental del cerro Pilán, a sólo cien metros del emplazamiento de 1534.


No hay registros, ni las crónicas tampoco nos dicen el por qué los españoles eligieron justo ese lugar, pero tras quedar en el olvido Piura la Vieja, sólo volvió a atraer atención las bases de piedra de sus derruídos edificios, a investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid, y a la Universidad de Piura, quienes recientemente realizaron un proyecto, en busca de averiguar cómo vivía la gente en aquellos tiempos, y usando modernas técnicas de reconstrucción por computadora. Aún no se sabe con precisión qué hallaron: los lugareños dicen que antes de irse, lo que supuestamente encontraron, lo volvieron a enterrar,… ¡misterio y más misterio!,…


Las leyendas que se han creado con respecto al cerro Pilán son innumerables y casi no han variado con el paso de los siglos: las historias sobre hechizos y brujerías en el Pilán son infinitas; desde el pasado remoto, la cumbre del Pilán es visitada por algunos chamanes que viven en Piura La Vieja: “Al cerro suben curanderos, hacen mesas”-, declaran los lugareños, y no es raro que se hallen frecuentemente en él, todo tipo de elementos usados para realizar diversos hechizos. Asimismo, la mitología del Pilán también nos habla acerca de historias míticas de rebeldía contra el príncipe Inca, después contra los “fatales” (los conquistadores españoles), las cuales tienen al “cerro encanta’u” como escenario, lo cual fue aprovechado también por los arrieros y bandoleros, para utilizarlo como paso seguro los primeros, y como escondite, los otros.


Pero ello no es lo más extraño del cerro Pilán: hace muy poco tiempo el resto del Perú y el mundo supieron la extraña historia que existe en el lugar, y que hasta hace poco sólo eran conocidas por los lugareños:”…sí señor, el cerro está encantado: en el cerro, a cierta hora de la tarde, desaparecen las cabras”.


Tras siglos de olvido, reviven las historias sobre naves espaciales

Los años transcurrían apacibles en el también denominado Monte de los Padres, hasta que una noche, el 13 de octubre de 2001 (fiesta del Señor Cautivo de Ayabaca, para más señas), Johnny Reyes Escobar, poblador que estaba reunido con sus amigos en la plaza del pueblo, hizo un extraño descubrimiento, el cual no tardó en hacer público: “un amigo vio una luz que se prendía y se apagaba, y se dirigía al cerro Pilán”, contó Reyes. La noticia corrió como reguero de pólvora por la región, y al cabo de muy poco tiempo, todos descubrieron que la escena se repetía todas las noches a partir de las 20:00 (tiempo local), y en la madrugada. Ya para febrero de 2002, centenares de curiosos y aficionados comenzaron a llegar al pueblo a ver no sólo una, sino hasta cuadrillas de luces moviéndose alrededor del cerro. Los avistamientos continuaron y comenzaron a grabarse en video. Al poco, la Fuerza Aérea del Perú intervino y comenzó también a hacer sus indagaciones.


El Dr. Anthony Choy Montes, fue asignado por la FAP para que explicara lo que estaba sucediendo, como miembro de la Oficina de Fenómenos Aéreos Anómalos (una dependencia de la fuerza aérea), especializada en tratar de encontrar explicaciones a este tipo de eventos, los cuales son hoy conocidos como “El incidente Chulucanas”. Choy, junto con lugareños voluntarios, al investigar el suceso, descubrieron algo más que luces: en el vecino cerro de Loma Larga, hallaron una extraña huella blanquecina les llamó la atención, pero al llegar a la cumbre del Pilán, quedaron desconcertados: “lo que no comprendíamos era que parecía que en esa cima, algunos lugares parecían haberse tostado”. La investigación de Choy también lo llevó a hallar un dato histórico de 1902, cuando un bólido rojo cruzó toda la costa de Piura, desde Talara y aparentemente se estrelló en ese lugar.


Las conclusiones de Choy

“Pilán no es el único lugar donde estos objetos han sido avistados; también se dan que a lo largo de Piura, en un extenso corredor entre Talara y Huancabamba (estamos hablando de unos 350 kilómetros en línea recta), el cual es continuamente visitado por naves de unos 150 a 200 metros de diámetro; incluso en las inmediaciones de las famosas y místicas lagunas de las Huaringas, donde se les conoce como “las luces malas” y a las cuales la gente les tiene miedo.


“Podría haber un conocimiento ancestral andino hoy perdido, un Feng Shui andino-norteño: zonas de energía, puertas inter-dimensionales, yacimientos mineros de oro y uranio, caminos electro-magnéticos, y, por supuesto, zonas ideales para el curanderismo”, continúa.


Choy, quien ahora está realizando investigaciones al sur del Perú, también sugiere que los pueblos pre-incas sabían esto perfectamente, tanto que lo representaron en su artesanía: los “Hombres Voladores de Vicús” no han sido aún explicados por la arqueología, los cuales fueron hallados, en el cerro del mismo nombre, y que se yergue solitario, al oeste del Pilán,…

viernes, 21 de noviembre de 2008

La Quinta Heeren


La Quinta Heeren (Junín 1201), es una de las más emblemáticas casonas del Centro Histórico de la vieja Lima,… y también una de sus casas embrujadas más famosas. El tiempo no ha hecho mella en la imponente Quinta Heeren de los Barrios Altos, a pesar de que el polvo intenta esconder sus muebles de antaño y sus rincones con historias de la Lima criolla. Sus paredes de grueso adobe permanecen en pie y soportan con brío los techos revestidos de fino cedro nicaraguense. Solo la quincha, por la humedad, abandonó el lugar en algunos palacetes. Lo mismo que el camino de piedras que alguna vez cubrió las angostas calles de este Patrimonio Cultural de la Humanidad de cuatro hectáreas, por dónde se pasearon -alguna vez- coquetas damas de amplias faldas. Sus actuales inquilinos dicen que si las manijas del reloj dejaron de correr en la verde placita frente a la casona, dónde la hermosa casona luce aún su arquitectura neoclásica - alemana - inglesa de mediados del siglo XIX, fue gracias a ellos. Por eso, dicen, la Quinta Heeren es un patrimonio vivo, en el cual aún se resisten a partir sus más antiguos y fantasmales residentes,….


La Quinta Heeren fue construída por el ciudadano alemán Oscar Augusto Heeren en 1880 (s. XIX), convirtiéndose en la residencia permanente de sus descendientes por varias generaciones, entre los cuales se recuercan a su nieta Carmen Heeren y Barreda, quién se casó en 1900 con su primo hermano, José Pardo y Barreda –Presidente de la República-, y el segundo de los siete hijos, José Pardo Heeren (Lima 1903), vivió en la Quinta hasta la ancianidad. Si bien muchos asegran que varios de los muchos espíritus que moran en esta monumental casona pertenecen a miembros de tan noble familia, las leyendas que nos relatan acerca de presencias fantasmales en este lugar, vienen desde mucho antes: se cuenta que durante algunas noches suele aparecerse un jinete decapitado montando un caballo blanco y arrastrando unas pesadas cadenas. Según lo que se dice, el jinete aquel fue un español que vivió por la zona aquella durante la época de la colonia y que fue injustamente sentenciado a morir decapitado.


Mucho tiempo después, cuando la Quinta se convirtió en residencia de diversos personajes, se inició su leyenda propiamente dicha: A principios del siglo XX, en la Quinta Heeren vivía un acaudalado comerciante japonés de nombre Seikuma Kitsutani, quien se dedicaba a la importación de todo tipo de mercadería y según dicen, tuvo a su cuidado los ahorros de la colonia japonesa de Lima, siendo por ello, el hombre más poderoso de la colonia japonesa en el Perú. Debido a dos accidentes, en los cuales se hundieron los dos barcos que traían su mercadería, Kitsutani se fue a la quiebra y con ello su orgullo quedó herido. Por ser una persona de honor, Kitsutani decidió acabar con su vida, en el área de la Quinta conocida como “el palacete”, realizando el rito del “seppkku”. Tal acción causó conmoción en la sociedad de la época, y según otras fuentes, su esposa e hijos siguieron tiempo después sus pasos.


Desde ese trágico momento, el espíritu del japonés sigue paseándose por la casa donde vivió, no dejando dormir bien a quien la habita, siendo éste el fantasma más famosos de la antigua Quinta, haciéndose sentir su presencia, principalmente en las noches, lamentándose por su honor perdido. Los actuales inquilinos de la Quinta –algunos, viviendo ahí desde hace 50 años-, no son los únicos que perciben su presencia: innumerables grupos de visitantes de la Quinta y grupos de técnicos de cine o televisión (la Quinta Heeren es muy apreciada, para la realización de series y películas), han llegado a percibir su presencia, fotografiar sombras, luces, e incluso a filmarlas, así como ver con sus propios ojos, cómo una antigua silla cruje ante un peso inexistente: la antigua silla en que supuestamente, acabó con su vida.


Actualmente existen intenciones serias para restaurar la vieja Quinta, buscando devolverle su pasada gloria, y convertirla en un Centro Cultural, cosa a la cual sus actuales moradores revelan sus objeciones, aunque nadie aún, le ha pedido su opinión a sus más ilustres habitantes,…

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails