Publicidad

domingo, 24 de julio de 2011

Nieta de la Reina de Inglaterra se casa en castillo embrujado



Escocia, en la modesta iglesia de Canongate Kirk, del siglo XVII, rodeada de un antiguo y lúgubre cementerio. El vestido de la novia es del modisto Stewart Parvin, uno de los preferidos de la reina Isabel.

Terminada la ceremonia en la iglesia, los novios darán un banquete en el ancestral Palacio de Holyroodhouse, antigua residencia de los reyes de Escocia y escenario de las más sangrientas y valientes leyendas de la Edad Media escocesa.

Según se afirma, por los pasillos del palacio ronda el fantasma de David Rizzo, amante de la reina María de Escocia en el siglo XVII, asustando a los turistas, que aseguran ser testigos de fenómenos y presencias extrañas en los salones del palacio.

Holyroodhouse cuenta con pasillos que, se dice, conectan con el Castillo de Edimburgo. La leyenda dice que un rey ordenó a un soldado comprobar si en verdad existía esa conexión. El soldado entró y se perdió para siempre. Hoy los visitantes dicen escuchar los gritos del desafortunado soldado.

Esta boda será de carácter privado y los gastos correrán a cargo de las familias de los novios. La policía pidió a los escoceses mantenerse alejados de la zona donde será la boda, para respetar los deseos de la pareja de que sea un evento “privado y familiar”.

Sin embargo, muchos habitantes ya alquilan balcones o ventanas a la prensa y a los turistas que desean ver a la familia real. Habrá, por eso, un despliegue policiaco importante para cuidar de la reina, su familia y varias celebridades invitadas.

El gobierno estima que los gastos en seguridad costarán medio millón de libras, casi lo mismo que costó el despliegue de la visita a Escocia de Benedicto XVI hace unos meses.

Por petición de la reina, Zara declinó la oferta de medio millón de libras que una revista le hizo por las fotos exclusivas. Los Windsor quieren ahorrarse las críticas de 2008, cuando el hermano de Zara (Peter) aceptó la propuesta.

La clase política y la prensa criticaron el negocio porque Familia Real es una institución pública que no puede venderse.

Zara Phillips, nieta de la reina Isabel de Inglaterra, celebrará su boda en un "castillo encantado" y con un novio nada convencional. Se casa el 30 de julio con el rugbier Mike Tindall, jugador del Gloucester Rugby y nada menos que capitán de la selección nacional de rugby fornido, de rostro desfigurado y aspecto de matón, que posó desnudo y gusta de los concursos de cerveza con amigos.

(FUENTE: elintransigente.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails